"YO, OPINO.
¿Y USTED...?

Editorial de
D. Santiago Vázquez (padre)


(13 de abril de 2012)
 

 
   


"A MARISA MEDINA"

UNA HERMOSA FLOR QUE NUNCA SE MARCHITARÁ

por Santiago Vázquez (padre)
"Tu amigo"


 

A ti, mi entrañable amiga y compañera, estés donde estés.

Tú, Marisa, no has muerto. Has dado, como dijo el poeta, "un paso hacia adelante". 
Te has ido hacia la gran pantalla de los cielos azules de la Creación.
Como aquí, en la Tierra, allá arriba, por encima de las nubes blancas e inmaculadas,
los ángeles, los arcángeles y serafines tendrán el privilegio de ver y sentir tu sonrisa esplendente,
tu voz hecha de susurros y de cadencias, que aún, pese al tiempo, la vida y la muerte,
es como una brisa fresca que todavía florece, como una rosa, en millones de hogares españoles.
Y nos has legado tu alegría de vivir, tu entrega al trabajo bien hecho, tu obra de años y años,
reflejada en el televisor (en blanco y negro) que tú, Marisa, supiste transformar -con tu presencia-
en una sinfonía de colores. Y como un hada excelsa nos hiciste soñar y vivir.

Tu compañero y amigo de tantas horas, tanto en el Paseo de la Habana como en Prado del Rey,
cimentadas con la firmeza de la amistad más hermosa, podría, en este momento,
hacer de tu vida un libro, una escultura, un retrato, pero (de momento) he de conformarme
con este RECUERDO en tu honor, hecho de nostalgia, de gratitud y de fascinación perennes hacia ti,
mi inolvidable MARISA, que ya tienes un hueco en nuestros corazones y páginas en oro
en la mejor historia de aquella televisión irrepetible que, ¡ay, nunca más volverá!

Deseo terminar con palabras de Antonio Machado:

"En mi estancia, iluminada por esta luz primaveral", sueño,
medito y pienso en ti, Marisa del alma.


Fdo. Santiago Vázquez (padre)





© Santiago Vázquez