"Sobre el Demonio"

(7 de noviembre de 2015)
 

¿Qué 'cosa' es el Demonio? ¿Existe? Sí, reflexiono de nuevo sobre tan crucial asunto. Me interesa por las repercusiones que tiene. No voy a hacer una disertación sobre el tema, no es momento ni lugar, pero sí deseo filosofar en "voz alta".

No se debe asegurar que existe, pero tampoco que no.

De lo que sí estoy cierto es que existen espíritus malignos que andan vagando por el mundo para perder las almas, sí, ha leído bien, y no estamos en la Edad Media. Creer en esto en pleno siglo XXI despierta la burla y la risa, pero la muerte de cada uno de nosotros en el momento que Dios tenga previsto -y no antes, y menos voluntariamente- nos revelará lo que es cierto y lo que no lo es.

Existe un "Logia Negra", por así llamarla, de seres incorpóreos, que le hacen la guerra a Dios y cuyo fin principal es apartarnos de Él y de nuestro desarrollo y elevación espiritual. Tan sólo hay que estar en vela, atento, vigilantes. Aparece la tentación (bajo la forma que sea -hay muchísimas-), y, cuando aparece, es el momento de eliminarla de nuestro corazón, de nuestro pensamiento, de nuestro ser.

¿Qué 'cosa' son estos seres? ¿Son ángeles caídos, ángeles que se rebelaron contra Dios?... Pues mire, no lo sé, pero existir, existen; es mi opinión y no sin poco fundamento, pero de momento me lo reservo, ya que quizás algún día lo comparta en un libro o vaya usted a saber dónde, con quién y cómo.

Veo cada día -no a todas horas-, en una visión individual a veces, y en una global en otras, su actuación, su maligna mano, su huella, sus maquinaciones, no es paranoia, oiga, no, no lo es, es mi 'verdad', creo que muy lejos de la sugestión. Los "demonios" actúan de muy diversas formas, y si no que se lo pregunten a los auténticos exorcistas, y verá usted si actúan o no.

Para los que deseen purificar su alma y acceder a la unión mística con Dios, considero que se ha de tener muy en cuenta su presencia, la de estos como "pequeños frailes negros encapuchados", vistos así por muchos y muchas veces... No me es ajeno, ni extraño. ¿Quién demonios son? (Y nunca mejor dicho).

En fin, amigos y amigas, gracias por leerme a aquellos que lo hayan hecho. El tema da para mucho, para muchísimo.

Siempre procuro recordar que no hay mayor cosa que indigne más a estos "seres oscuros" que aspirar a purificar nuestra alma de todo mal, orar al Padre, a la Virgen, a los santos, a los ángeles o a quienes ustedes quieran; espiritualizarse, en pocas palabras.

Para los que crean, creo que es positivo considerarlo -sin caer nunca en obsesiones-, y a los que se ríen, recordarles que "quien ríe el último, ríe mejor". Lo digo con humor, afecto y cariño, pero con toda la seriedad posible.

En fin, mis queridos amigos, que ando por aquí de vez en cuando preparando alguna sorpresa... Ya la veréis y espero que os guste. Me acuerdo de todos vosotros y os envío un muy fuerte abrazo.

Hasta pronto,

                 
              
    Santiago Vázquez

                   Madrid, a 7 de noviembre de 2015


                                                                                                                                          



© Santiago Vázquez